In Medio Orbe

Portada del libro In Medio Orbe
Portada del libro In Medio Orbe
  • Créditos.

Prólogos:

Presentación:

Ponencias:

  1. Friedrich Edelmayer, La recepción del Nuevo Mundo en el Sacro Romano Imperio en el siglo XVI . Ver PDF
  2. Francisco de Borja Aguinalde Olaizola, ¿Qué sabemos realmente sobre Juan Sebastián Elcano?. Resultados provisionales de una indagación llena de dificultades. Ver PDF
  3. Manuel Romero Tallafigo, La persona de Juan Sebastián Elcano: su testamento. Ver PDF
  4. Fernando Cruz Isidoro, Arte, Poder y Mecenazgo en los reinos hispanos en la época de la Circunnavegación. Ver PDF
  5. Emilio Martín Gutiérrez, Entre el mar y la tierra. La desembocadura del Guadalquivir entre el siglo XV y la transición hacia el XVI. Ver PDF
  6. José Ramón Barros Caneda, La ciudad desplegada. Forma y espacio en la Sanlúcar del siglo XVI. Ver PDF
  7. Manuel J. Parodi, Sanlúcar en Pigafetta. Ver PDF
  8. Carmen Jurado Tejero, El Castillo de Santiago, fortaleza ducal en la época de la Circunnavegación. Ver PDF
  9. Francisco Riesco García, Una ventana al siglo XVI en la desembocadura del Guadalquivir: la casa del marqués de Ygay (Casa de Serra, Chipiona). Ver PDF
  10. Diego Bejarano Gueimúndez, Desarrollo urbano de Sanlúcar de Barrameda entre los siglos XVIy XIX. Algunas aportaciones desde la Arqueología. Ver PDF
  11. Luis Parejo Fernández, El establecimiento de la Aduana Real en Sanlúcar de Barrameda en el siglo XVI. Ver PDF
  12. José María Hermoso Rivero, Jerónimo Sánchez de Carranza. Un humanista en la Sanlúcar de siglo XVI. Ver PDF
  13. Antonio Moreno Ollero, La capilla musical del VI duque de don Alonso de Guzmán. Ver PDF
  14. Jesús Vegazo Palacios, El derrotero magallánico de Bahía de Santa Lucía (1519). Consideraciones biogeográficas y antropológicas. Ver PDF
  15. Juan Guilmaín Alonso, El arte de la Esgrima en el contexto de la I Vuelta al Mundo. Ver PDF
  16. José Santiago Miranda, “Primer Viaje en torno al Globo”, de Antonio Pigafetta, y “Magallanes”, de Stefan Zweig: correlaciones y discrepancias. Ver PDF
  17. Rafael Montaño García, Iconografía vinatera sobre la Circunnavegación y la Carrera de Indias. Siglos XIX y XX. Ver PDF

In medio Orbe
Sanlúcar de Barrameda y la I Vuelta al Mundo
Actas del I Congreso Internacional sobre la I Vuelta al Mundo, celebrado en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) los días 26 y 27 de septiembre de 2016

CONSEJERA DE CULTURA
Rosa Aguilar Rivero

VICECONSEJERA DE CULTURA
Marta Alonso Lappí

SECRETARIO GENERAL DE CULTURA
Eduardo Tamarit Pradas

ALCALDE DE SANLÚCAR DE BARRAMEDA (CÁDIZ)
Víctor Mora Escobar

DELEGADO MUNICIPAL DE CULTURA
Juan Oliveros Vega

COORDINADOR CIENTÍFICO DEL CONGRESO Y EL LIBRO
Manuel J. Parodi Álvarez

Edita:
JUNTA DE ANDALUCÍA. Consejería de Cultura

Colabora:
Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)

© DE LA EDICIÓN JUNTA DE ANDALUCÍA
Consejería de Cultura

© DE LOS TEXTOS
Sus autores o los titulares de los mismos

© DE LAS OBRAS PLÁSTICAS
Los titulares de las mismas

FOTOGRAFÍAS
Los autores

DISEÑO GRÁFICO
Artefacto

Sevilla, 2016
ISBN: 978-84-9959-231-2
DEPÓSITO LEGAL: 1965-2016
IMPRIME: Escandón Impresores

AGRADECIMIENTOS
A todas aquellas personas, entidades, instituciones y colectivos que han
hecho posible este volumen, y que colaboran activa y decididamente en
pro de la Conmemoración del V Centenario de la I Vuelta al Mundo.


La primera vuelta al mundo supuso una proeza náutica que contribuyó de forma decisiva a cambiar el curso de la historia y en ella Andalucía tuvo un papel protagonista. La expedición de Magallanes y Elcano demostró la condición finita de la tierra y su configuración esférica, a la vez que abrió innumerables posibilidades para la comunicación y el transporte, y con ello para la conexión entre culturas y el mestizaje.

Resulta por tanto muy necesario profundizar en el estudio e investigación de este acontecimiento y con ese objetivo el Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda organizó el I Congreso Internacional sobre la I Vuelta al Mundo. Desde la Consejería de Cultura hemos querido promover la edición de las actas de dicho encuentro, para poner a disposición de investigadores, estudiosos y el conjunto de la ciudadanía los importantes trabajos que aquí se expusieron, contribuyendo así al conocimiento de nuestra historia.

Y es que aquella primera circunnavegación tuvo extraordinarias consecuencias de orden político, militar, económico, científico y cultural. De ahí que para dar mayor difusión a este importante hito histórico, durante los años 2019-2022, nuestra comunidad vaya a celebrar el V Centenario de la I Circunnavegación de la Tierra, generando de esta forma oportunidades en el ámbito educativo y cultural, así como de promoción turística y dinamización económica.

Para ello, la Junta de Andalucía está trabajando junto con las demás administraciones públicas integradas en la comisión de celebración, que son los ayuntamientos de Sanlúcar de Barrameda y Sevilla, y las Diputaciones Provinciales de Cádiz y Sevilla, en el desarrollo de una completa programación que permita a andaluces y visitantes conocer mejor este hecho histórico fundamental, a través de exposiciones didácticas, actividades divulgativas y ediciones científicas, entre otras iniciativas. Esa apuesta firme del gobierno andaluz con la celebración se manifiesta también en la cesión al Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda del inmueble de titularidad autonómica que será sede permanente del proyecto Sanlúcar 2019-2022 de Conmemoración del V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo.

Todo ello muestra nuestro compromiso compartido, que se plasma en la cooperación y colaboración entre administraciones trabajando de manera conjunta por la cultura en Andalucía.

Rosa Aguilar Rivero
Consejera de Cultura
Junta de Andalucía


LA PRIMERA VUELTA AL MUNDO, UN PROYECTO UNIVERSAL

VÍCTOR MORA ESCOBAR
Alcalde de Sanlúcar de Barrameda

No resulta difícil, en una mañana clara de casi final de verano, al contemplar la conversión del Guadalquivir en mar, a los pies de Sanlúcar de Barrameda, por un lado, al regazo de Doñana, por otro, imaginar a aquellos marineros que viajaban en los cinco navíos que componían la flotilla que se encontraba justamente en ese mismo lugar hace casi 500 años, anhelantes de aventuras y riquezas, y expectantes ante el mayúsculo reto que emprendían y que, aunque no lo supieran, rubricaría la mayor hazaña marítima de la historia, al tiempo que la comprobación empírica de la redondez de la Tierra.

La desembocadura del Río Grande, en la tierra que fue de Tartessos y Argantonio, en las proximidades de la Gades romana, del templo de Hércules, tradicionalmente vinculada a la mítica Atlántida, había servido ya de partida de no pocas expediciones que, promovidas por la Corona, se dirigían hacia el mundo mágico e ignoto que se abría tras la mar, aventuras repletas de marineros llegados de todas partes con ansias de riquezas y hallar “cosas admirables”, que dirá Antonio Pigafetta.

No podrá acaso el visitante sino imaginar el entonces crepitar de la madera de los barcos, los gritos de los marineros más vocingleros en las labores del desatraco, las velas golpeadas por el viento, el agua rompiéndose contra los cascos de las embarcaciones. Cinco siglos después, el final del río que fluye entre Doñana y Sanlúcar de Barrameda se prepara para recordar la mayor gesta marítima de la historia. La época de los viajes a través de todos los grandes mares del planeta, en la que el hombre toma conciencia de estar capacitado para emprender los retos más ambiciosos, se nos antoja hoy muy alejada de nuestra tecnología presente, que hace que el trayecto que durante casi tres años recorrieron aquellos marinos pueda ahora hacerse con celeridad.

La aventura de la expedición que inicialmente dirigió Fernando Magallanes, y que concluyó al mando del marino español Juan Sebastián de Elcano, nos abre, además, una plétora de oportunidades para, aprovechando las muchas  connotaciones del viaje de hace cinco siglos, emprender proyectos conformes a cuantas necesidades económicas, culturales, investigadoras, antropológicas se concitan hoy en día; unir mundos de muy diversa idiosincrasia desde el punto de vista de la concordia y el empeño común en pos del conocimiento y la cultura; rendir homenaje a quienes abrieron sendas impensables en campos como el comercio o las rutas marítimas; infundir el espíritu renacentista de creencia en el hombre como motor de un mundo más justo y avanzado, como mecanismo para engrandecer el conocimiento en tantas materias.

Mapa Mundi de Lopo Homem
Mapamundi de Lopo Homem, fechado en 1519.

Mapamundi de Lopo Homem, con participación de Pedro y Jorge Reinel, fechado en 1519, del llamado Atlas Miller. Una visión sintética del mundo el mismo año de la partida del viaje de Magallanes-Elcano.

Sanlúcar no quiere en modo alguno dejar pasar esta oportunidad. Nuestra pretensión, más allá de recordar y difundir la hazaña protagonizada por la nao Victoria y su capitán Juan Sebastián Elcano, es relanzar la estrecha relación de Sanlúcar con el acontecimiento, a la vez que propulsar, desde diversas perspectivas, un futuro modelo de ciudad. Desde esta  premisa, se quiere que la Conmemoración comporte la llegada de nuevos proyectos económicos; de empresas que trabajen especialmente en la innovación, que impulsen nuevos sectores productivos; que se recuperen espacios culturales; que se mejoren las infraestructuras; que se promuevan las nuevas tecnologías; que se incida en el respeto ambiental en cada una de las actuaciones futuras…

Desde el Ayuntamiento se trabaja para que este proyecto se materialice de aquí a 2019-2022 y para ello busca contar con el mayor apoyo posible de la sociedad sanluqueña. Pretende la Conmemoración de la Primera Circunnavegación, además, que la provincia de Cádiz continúe siendo un referente histórico de primer orden. Desde el punto de vista de las relaciones internacionales, el entendimiento con las naciones iberoamericanas debe ser reforzado durante los próximos años. Sanlúcar entiende que la celebración de la Conmemoración debe tratarse como “un asunto de Estado”, como también lo fue en 2012 y en los años previos, el Segundo Centenario de la Proclamación de la Constitución de Cádiz, es decir, que se ha de dispensar, por parte de todas las administraciones, el más firme compromiso independientemente
de que el gobierno sea, en cualesquiera de las instituciones, de una u otra fuerza política, algo que en modo alguno ha de comportar merma en el apoyo que debe prestarse a esta efeméride.

Desde el Ayuntamiento se trabaja para que este proyecto se materialice de aquí a 2019-2022 y para ello busca contar con el mayor apoyo posible de la sociedad sanluqueña.

A todo este apoyo institucional hemos de unir aquel procedente de la iniciativa privada que, al tiempo de mostrar su respaldo al espíritu de este proyecto internacional, puede indagar en nuevos caminos para ampliar sus iniciativas comerciales más allá de unos límites geográficos ya extinguidos gracias a la nueva amplitud de las nuevas tecnologías. Empresas de muy diversos ámbitos, conjuntamente con el apoyo de fundaciones,obras sociales de distintas entidades, respaldan, con sus aportaciones de diferente naturaleza, este proyecto. Nos hallamos, así pues, en el inicio de un apasionante reto que, como el espíritu renacentista que unió al ser humano de siglos pasados en la creencia del hombre como motor de la historia y de su futuro, concitará sinergias conforme al nuevo humanismo en el siglo XXI, entendiendo tal como la reafirmación de la apuesta por los nuevos hombres y mujeres que conviven a principios de la presente centuria, que presenta con el mayor crecimiento exponencial de la tecnología de toda la historia, impulsora de los cambios más importantes vividos por el ser humano hasta el día de hoy.

El proyecto de la Vuelta al Mundo es una iniciativa pública, estatal, auspiciada por la Corona (esto es, por el Estado) e impulsada directamente por el rey-emperador, Carlos V, en la que participa asimismo la iniciativa privada, como es el caso (que puede servir de ejemplo) del empresario Cristóbal de Haro, promotor de la iniciativa y persona que respalda a Magallanes a la hora de poner en pie el Viaje. Es un proyecto de marcado carácter internacional, pues en el mismo participan portugueses, como el mismo Magallanes, españoles, como el propio Elcano, e italianos, como el cronista de la expedición, Antonio Pigafetta (por citar algunos casos significativos), de modo que no es sólo un proyecto paneuropeo (auspiciado por España y lanzado al mundo desde Andalucía) por el interés que suscita en las Cortes europeas de la época (es de recordar al respecto que Pigafetta manda copias de su Crónica del Viaje a los reyes de Portugal e Inglaterra, a la regente de Francia, al Papa y al Gran Maestre de la Orden de Malta), sino que la propia dotación de las embarcaciones es reflejo de este carácter plurinacional y paneuropeo, protagonista en este primer episodio de la Mundialización del Planeta.

En lo que atañe a Sanlúcar de Barrameda, esta época convierte a la ciudad en el “Cosmódromo” de la Modernidad, el eje entre las costas de Huelva (donde está Palos, base del primer Viaje Colombino), la ciudad de Sevilla (donde desde 1503 se establece la Casa de Contratación) y la ciudad y Bahía de Cádiz: un verdadero “perímetro estelar” de cara a las navegaciones atlánticas y oceánicas en general que a lo largo de los siglos XVI y XVII vendrían a romper las barreras del aislamiento entre el Nuevo y el Viejo Mundo, todo ello canalizado en buena medida, como sabemos, a través del Golfo de Cádiz, y en su vértice, de ese “Cabo Cañaveral”, de ese “Baikonur” que sería Sanlúcar de Barrameda.

Ello además marcaría para siempre los ritmos vitales de la ciudad. Su población adquiriría un marcado carácter cosmopolita, con presencia de ingleses (baste mencionar la iglesia de San Jorge, de 1517, fundada por orden del rey inglés Enrique VIII… con anterioridad al Cisma), franceses, italianos, flamencos, muchos de ellos al servicio de la Casa Ducal de Medina Sidonia, sí, pero también atraídos al calor del comercio con el Nuevo Mundo, de las navegaciones, de la Mundialización de la que la I Vuelta al Mundo sería uno de los capítulos iniciales de mayor peso. El comercio crearía una gran riqueza, permitiría, mejor dicho, el flujo de una gran riqueza, que dejaría huella monumental y patrimonial de hondo arraigo en la ciudad: aún hoy existe una enorme desproporción (en positivo) entre la riqueza patrimonial de la ciudad y su demografía (actual e histórica).

En este sentido no sólo es de destacar el Patrimonio Histórico Monumental civil y militar (palacios, como el del Medina Sidonia, castillos como el de Santiago…), sino el religioso: los monumentos religiosos, aún en activo como tales o reconvertidos en espacios ya sea culturales (iglesia de La Merced, convento de La Victoria) o bodegueros (iglesia de los jesuitas o de La Compañía, convento de San Agustín, convento de Santo Domingo…) dan testimonio aún hoy de la  riqueza del Patrimonio eclesiástico de la localidad, que guarda toda relación con el hecho de ser Sanlúcar -durante mucho tiempo- el punto de embarque hacia América y Asia de los religiosos y religiosas de las diferentes órdenes que zarpaban desde aquí hacia sus respectivos destinos en el ámbito americano y oriental. Esta pluralidad de presencias encuentra su reflejo en múltiples elementos sanluqueños aún hoy, así como, si queremos señalarlo, en el aspecto, en la fisonomía de la ciudad, con tantos y tantos ejemplos patrimoniales que parecen señalar el rastro de una suerte de “carga genética” cultural específica, bien integrada en el contexto de la región, pero dotada de una notable singularidad, algo nada extraño a los entornos portuarios y que se hace vivo especialmente en un caso como el sanluqueño, tan propenso a la mezcla, a la pluralidad, a la riqueza cultural desde la Protohistoria.

Los días 26 y 27 de septiembre de 2016 se celebró en Sanlúcar de Barrameda, en el Castillo de Santiago, organizado por el Ayuntamiento de la ciudad con la colaboración de varias entidades de la misma (como el Ateneo, el Círculo de Artesanos, la Fundación Puerta de América, la asociación de Amigos del Libro “Luis de Eguílaz” y Officia y con la participación de centenares de ciudadanos que asistieron a las sesiones del mismo) el I Congreso Internacional sobre la I Vuelta al Mundo, que reunió a un notable y numeroso elenco de especialistas en torno a la Circunnavegación.

Las conferencias y mesas redondas del Congreso se desarrollaron el lunes 26 en horario de mañana y tarde y el martes 27 en horario de mañana; el acceso a las mismas fue libre y gratuito, contando como espacio de su desarrollo con el Aula Maior del Castillo de Santiago, uno de los espacios de más relevancia simbólica de dicho monumento histórico sanluqueño; entre las entidades de investigación que participaron se contaron las Universidades de Viena, de Sevilla y de Cádiz, y el Archivo Histórico de Euskadi, siendo una veintena de investigadores quienes dieron cuenta a los asistentes a este Congreso de los contenidos de sus intervenciones acerca de diferentes aspectos relacionados con la I Vuelta al Mundo y la Sanlúcar del siglo XVI, buscando aunar investigación y difusión en relación con este hito esencial de la Historia, pues no podemos pasar por alto que estamos inmersos en el proceso de la conmemoración de los Quinientos años de una de las gestas más importantes de la historia: la Primera Vuelta al mundo. Los primeros navegantes que realizaron tal hazaña salieron de nuestro puerto y volvieron tres años después exhaustos, pero cargados de novedades y noticias, con una visión del mundo hasta entonces desconocida. Es, sin duda alguna, uno de los momentos estelares de la historia de la Humanidad, y en el que tuvimos un protagonismo, como nexo de la Vieja Europa con los nuevos continentes, que debemos recordar y reivindicar.

Ahora, como hace Quinientos años, un grupo de mujeres y hombres ha emprendido un largo camino para conmemorar esta efeméride con ilusión y tanto empeño por avanzar como tuvieron aquellos navegantes, con la historia, la música y la cultura como herramientas. Y los primeros pasos ya van dado sus frutos…

Es el inicio de una navegación en la que todos los sanluqueños quieren participar, un viaje hacia el progreso de nuestra tierra que necesita de la contribución de todos. Sanlúcar 2019-2022 avanza con el empuje de una ciudad que quiere y sabrá demostrar su capacidad ante los retos que depara el futuro.


EL I CONGRESO INTERNACIONAL SOBRE LA I VUELTA AL MUNDO

Sanlúcar de Barrameda, septiembre, 2016

MANUEL J. PARODI ÁLVAREZ

Coordinador del I Congreso Internacional sobre la I Vuelta al Mundo. Historiador y arqueólogo (Ilustre Colegio de Sevilla-Huelva); profesor de los Másters de Patrimonio Histórico y de Turismo de la Universidad de Cádiz; miembro del Grupo de Investigación PAI-HUM 440 “El Círculo del Estrecho” de la UCA; miembro correspondiente de la Scuola Italiana de Archeologia a Cartagine (SAIC), de la Sociedad Española de Historia de la Arqueología (SEHA) y de la Sociedad Española de estudios Clásicos (SEEC).

Los días 26 y 27 de septiembre se celebró en Sanlúcar de Barrameda, en el Castillo de Santiago (S. XV), organizado por el Ayuntamiento de la ciudad con la colaboración de varias entidades culturales de la misma (tales como la Fundación Puerta de América, el Círculo de Artesanos, la asociación de Amigos del Libro y las Bibliotecas “Luis de Eguílaz”, el Ateneo, amén de la empresa Officia) el I Congreso Internacional sobre la I Vuelta al Mundo, que reunió a un relevante elenco de especialistas en torno al hito histórico de la Circunnavegación.

Las conferencias y mesas redondas del Congreso se desarrollaron a lo largo del lunes 26 en horario de mañana y de tarde (una sesión matinal, de 09:30 a 13:30h. y dos sesiones vespertinas, de 17:00 a 21:00h. concretamente), y del martes 27 en horario de mañana (de 09:30 a 13:30h.); las sesiones matinales estuvieron reservadas a las ponencias (tres el lunes y otras tantas el martes), mientras las dos sesiones de la tarde del lunes 26 acogieron a las comunicaciones, un total de doce de las mismas a razón de seis por sesión. Los ponentes del lunes fueron los doctores Friederich Edelmayer (a cargo del cual estuvo la ponencia inaugural) de la Universidad de Viena, Fernando Cruz Isidoro y Manuel Romero Tallafigo (ambos de la Universidad de Sevilla), mientras las ponencias del martes fueron responsabilidad de los doctores Emilio Martín Gutiérrez y José Ramón Barros (de la Universidad de Cádiz ambos) y Borja Aguinagalde Olaizola (director del Archivo Histórico de Euskadi), quien fue responsable de la ponencia de clausura del Congreso.

Las comunicaciones presentadas al Congreso corrieron a cargo de los historiadores e investigadores Carmen Jurado Tejero, Francisco Riesco García, Diego Bejarano Gueimúndez, Luis Parejo Fernández, José María Hermoso Rivero, Antonio Moreno Ollero, Jesús Vegazo Palacios, Juan Guilmaín Alonso, José Santiago Miranda, Rafael Montaño García y quien suscribe, Manuel J. Parodi Álvarez, quienes ocuparon con sus intervenciones la tarde del primer día.

Rosa de los vientos
Rosa de los vientos

El libro recoge las ponencias y comunicaciones presentadas en el encuentro científico celebrado en la desembocadura del Guadalquivir, en torno a la I Vuelta al Mundo.

El acceso a las sesiones del Congreso fue libre y gratuito, habiendo estando sujeto tan sólo a las posibilidades ofrecidas por el aforo de la sala (el Aula Maior del Castillo de Santiago, precisamente), pues la intención de los organizadores era la de difundir con el mayor impacto posible los contenidos del encuentro entre el cuerpo social facilitando el acceso a los mismos.

Entre las diferentes instituciones y entidades de investigación que contaron con intervinientes en las sesiones de este Congreso, como se ha señalado, se contaron las Universidades de Viena (Austria), de Sevilla y de Cádiz, así como el Archivo Histórico de Euskadi, siendo una veintena de investigadores quienes dieron cuenta a los asistentes al Congreso de los contenidos de sus diferentes intervenciones relativas a muy diversos asuntos relacionados con la hazaña histórica de la Primera Vuelta al Mundo y la Sanlúcar del siglo XVI, protagonista de aquel hito de la Historia de la Humanidad pues desde Sanlúcar se hicieron a la mar los cinco barcos de la expedición (las naos Victoria, Trinidad, Concepción, Santiago y San Antonio) un 20 de septiembre de 1519 al mando de Hernando de Magallanes para regresar la nao Victoria igualmente a Sanlúcar tres años más tarde, un seis de septiembre de 1522, culminando la aventura, con un puñado de supervivientes comandados por el marino euskaldún Juan Sebastián de Elcano.

El libro que tiene el lector en las manos, pues, recoge las ponencias y comunicaciones presentadas a dicho Congreso Internacional, a modo de Actas del mismo, con alguna salvedad menor de última hora, siendo reflejo de dicho encuentro científico celebrado, precisamente en la desembocadura del Guadalquivir, en torno a la I Vuelta al Mundo. Diecisiete de los dieciocho conferenciantes han convertido sus intervenciones en textos para este volumen, que se presenta a los lectores con la voluntad de ser una continuación del encuentro de investigadores que le ha dado origen y forma, tratando de ser un vehículo de difusión de la gesta histórica de la I Vuelta al Mundo entre los amantes de la Historia.

Pro bene commune.